Carniceria Baranda

PORCINO

 

 

Así como todavía subsisten —afortunadamente— las pequeñas explotaciones para la cría de ganado ovino y vacuno, no podemos decir lo mismo en lo referido al porcino. Hoy en día, el cebo de porcino blanco se realiza, sin excepción, en grandes explotaciones que aplican métodos semejantes, por no decir que idénticos, con lo cual la calidad del producto final tiende, como es obvio, a parecerse. Asumiendo esa circunstancia, en Carnicería Baranda aplicamos para la selección de nuestras carnes unas sencillas pero fundamentales premisas. Sólo adquirimos canales de un peso determinado, aquel que una larga experiencia nos ha llevado a considerar como el más óptimo, el que se mueve en el entorno de los 80-85 kilos. Así mismo, y como en el caso del vacuno, procuramos que el animal sea hembra, lo que en gran parte garantiza las propiedades semigrasas de su carne y, por tanto, su textura y sabor.

Con estos criterios básicos e irrenunciables de selección logramos los estándares de calidad a los que nuestros clientes están acostumbrados y que demandan en todos y cada uno de los productos que ponemos a la venta.