Carniceria Baranda

VACUNO

 

 

La carne de vacuno que puede adquirir en nuestro establecimiento procede de animales jóvenes, con entre doce y catorce meses de vida, preferentemente hembras, cuyas piezas, a consecuencia de una mayor infiltración de grasa en sus tejidos, poseen una agradable textura, así como un sabor más delicado a la vez que más intenso.

Aun cuando existe una tendencia a comercializar vacuno con denominaciones reguladas (morucha, avileña, rubia gallega…), en Carnicería Baranda hemos optado por desatender los dictados de la moda y dejarnos guiar por una larga trayectoria que la satisfacción de nuestros clientes ratifica cada día. Continuamos, por tanto, confiando en el pequeño ganadero de nuestro entorno, y lo hacemos porque sigue aplicando métodos de cría no intensiva ni industrializados, métodos que garantizan un desarrollo armónico y natural de la res, con su consiguiente traslación a la calidad del producto final. A este respecto, señalamos, como dato curioso, que en este tipo de pequeñas explotaciones no es infrecuente encontrarse con animales a los que el propietario ha puesto un nombre individual, lo cual habla bien a las claras del trato cariñoso y personalizado que se les dispensa, algo desde luego inaudito en explotaciones masificadas. ¿Qué mejor denominación de origen que el propio nombre de una ternera criada con el esmero y el mimo que sólo saben aplicar los ganaderos tradicionales?